“Potencia marítima”, el anhelo de China.

En el siglo XV, durante la dinastía Ming, China renunció a la geopolítica por mar, a pesar de que en 1405 durante la dinastía del emperador Yongle, se integró una flota de 62 navíos bajo el mando de Zheng He, entre los que destacaban los cuatro barcos más grandes del mundo. Ahora, en el siglo XXI, China desea ser el centro de Asia y el centro del mundo otra vez. Para lograr ese objetivo, este país ha propuesto una iniciativa llamada One Belt One Road (OBOR), la cual constituye en la segunda apertura de China hacia Asia Central, Asia Menor, Norte de África y los países fronterizos occidentales (aproximadamente 70 países).

El presente artículo pretende explicar la importancia del poder marítimo para la geopolítica de un país, dar cuenta de los objetivos en términos marítimos de la iniciativa OBOR, es decir la Ruta Marítima de la Seda, analizar los motivos de las acciones de China y las implicaciones de su interés de convertirse en el mayor país con mayor influencia en el área.

Fuente: El Orden Mundial


El poder sobre los océanos ha sido de gran importancia para el desarrollo económico y comercial de ciertas naciones y civilizaciones, pero también ha servido como una herramienta para desarrollar la capacidad de crear, explotar y defender los intereses marítimos de las naciones tanto en tiempos de paz como de guerra. El despliegue de flotas, bases y alianzas navales a lo largo de los océanos fue una estrategia imprescindible para que potencias se posicionen como hegemones en el sistema internacional a lo largo de la historia.

En primera instancia, cabe destacar la expresión “collar de perlas”, misma que fue empleada por primera vez en 2005 por Booz Allen Hamilton, en un informe titulado “Energy Futures in Asia”. El informe predecía que China buscaría adoptar una nueva estrategia geopolítica, la cual consistiría en la apertura de bases navales en puntos estratégicos en el Mar del Sur de China, el Océano índico y “Oriente Medio” que servirían para generar más ganancias económicas y garantizar la seguridad de las Líneas Marítimas de Comunicación (SLOC por sus siglas en inglés). Es por lo anterior que China está desarrollando e incrementando su construcción naval, enfocándose en la industria marítima militar, sobre el litoral asiático, zona es de vital importancia al constituir la base del aprovisionamiento energético chino.

Ahora bien, dentro de la iniciativa OBOR se encuentra la Ruta Marítima de la Seda, la cual tiene como objetivo construir una nueva forma de cooperación regional de seguridad marítima. Pero cabe destacar que el objetivo geoestratégico de China es garantizar su control sobre las rutas comerciales marítimas más importantes y el abastecimiento ininterrumpido de materias primas. 

Ejemplo de lo anterior lo podemos encontrar en su intención de proyectar su capacidad naval más allá de su Zona Económica Exclusiva, como en el Mar del Sur de China, el Estrecho de Malaca y el Océano Índico. Por un lado, el primero juega un papel importante en la consolidación regional china, ya que las grandes rutas de suministro y comercio pasan por él. Además, existen controversias sobre quién ejerce la soberanía de muchas de sus islas y atolones que contienen reservas de petróleo y gas. Por otro lado, el Estrecho de Malaca es El paso marítimo que conecta el comercio entre Asia y Europa. El Océano índico por su parte, además de ser un corredor marítimo vital para flujos de energía y comercio, es el corazón de un hipotético eje económico sur-sur entre China, África y América Latina. Específicamente, el proyecto de puerto internacional en Yibuti desempeña un papel importante en esta Ruta, ya que con él se crean zonas de comercio y se establecen bancos chinos, lo cual hace de China el primer y más importante socio en África.

Fuente: GovernmentZA


En otro orden de ideas, cabe resaltar la postura de ciertos países ante la iniciativa OBOR. En cuanto a Rusia, China conduce esta iniciativa de manera conjunta con ella pues estos dos países “no son solo socios, sino que sus relaciones son la columna vertebral para construir un nuevo sistema económico y político global”. Se difunde que Rusia lleva el liderazgo en el control militar del proyecto en Asia Central y que China lo lleva en el control económico. No obstante a lo anterior, hay un sentimiento de alarma respecto al nuevo poder de China en la zona, y un miedo de que se amplíe en toda Asia. Por otro lado, con respecto al poder marítimo, la principal fuente de tensión entre ambos países se encuentra en la zona del Ártico debido al reciente deshielo.

Ahora bien, en cuanto a Estados Unidos cabe destacar que desde finales de la Guerra Fría se ha posicionado en Asia, y específicamente desde el 2004 ha desplegado varias fuerzas navales importantes con el objetivo de proteger sus intereses económicos, como el flujo del petróleo a través del Golfo Pérsico y el combate a la piratería en el entre Omán hasta Kenia. De igual forma, cuentan también con bases navales en Australia y las Islas Cocos. Sin embargo, su posición privilegiada comenzó a ser desafiada con este ascenso de China.

Fuente: Luis Esteban G. Manrique | Política Exterior


Ahora bien, aunque el término collar de perlas chino como estrategia geopolítica de China fue propuesto hace más de una década, este no ha cumplido con su objetivo. Es cierto que en la actualidad el país chino se asegura sus necesidades energéticas de todas las partes del mundo, que la región circundante al Océano Índico prevalece como la más importante para él, y que ha construido importantes puertos como el de Yibuti, pero China no es una potencia marítima aún. Además, los puertos establecidos en sitios estratégicos como Gwadar en Pakistán, Hambantota en Sri Lanka, Chittagong en Bangladesh y las Islas de Coco en Myanmar, carecen de la infraestructura necesaria para satisfacer las necesidades logísticas de una gran fuerza aérea y naval china.

Si el Gran Dragón obtiene buenos resultados con la Ruta de la Seda Marítima logrará asegurar sus líneas marítimas, potencializará su economía respecto al resto de las potencias y se convertirá en el hegemón del siglo. A pesar de que China no lo sea aún, no significa que no lo será en el futuro, y ante eso el mundo debe estar atento.


Referencias Consultadas.

Concatti, B. A. (2019, 2). La Carrera Geoestratégica por la toma de Posiciones en el Océano Índico | Concatti | Revista Neiba, Cadernos Argentina Brasil. Recuperado 17 de octubre de 2021, de https://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/neiba/article/view/43341

El Orden Mundial. (2020, 4). La geopolítica de China y su collar de perlas - Mapas de. El Orden Mundial - EOM. Recuperado 12 de octubre de 2021, de https://elordenmundial.com/mapas-y-graficos/china-y-su-collar-de-perlas/

Fornillo, B. (2017). Geopolítica, militarismo y economía: La China de Xi Jinping y el EEUU de Trump. XVI Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia. Facultad de Humanidades. Universidad Nacional de Mar del Plata, Mar del Plata. Recuperado 12 de octubre de 2021 de https://cdsa.aacademica.org/000-019/286.pdf

Oliva, R. R. (2020, 9). India, China y EEUU y el gran juego del Índico. Política Exterior. Recuperado 9 de octubre de 2021, de https://www.politicaexterior.com/india-china-y-eeuu-y-el-gran-juego-del-indico/

Oropeza, A. (2019) OBOR o el Nuevo Camino de la Seda. Consideraciones generales desde la Segunda Reforma y Apertura China. “China: BRI o el nuevo camino de la seda.” Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Pp. 121-168. Recuperado 8 de octubre de 2021, de https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/12/5550/8.pdf

Salazar, V. (2015); “El Collar de Perlas: Entre la expansión naval de China en el Océano Índico y una nueva Ruta de la Seda”. Universidad Nacional Autónoma de México.

Sánchez, A. F. (2019, 12). China en África, una estrategia híbrida. Elcano Blog. Recuperado 12 de octubre de 2021, de https://blog.realinstitutoelcano.org/china-en-africa-una-estrategia-hibrida/

 

Lo más leído

Suscribírse

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Image

Dirección

90° Altabrisa Business Center
Calle 17 # 474 por 20 y 22, Fraccionamiento Altabrisa,
97130 Mérida, Yuc.

Contacto

Lun-Vie 09:00 a 18:00
Sábado 09:00 a 14:00
Tel. 999 942 9140
info@fcainternational.com.mx

Galería